La higiene del bebé un aspecto fundamental

La higiene es la condición más importante para la salud humana y es especialmente importante cuando se trata de su bebé, que es muy vulnerable a los gérmenes y virus, ya que su sistema inmunológico no es como el de un adulto.

Además la higiene de la casa en la que vive es extremadamente importante para un recién nacido, donde incluso el más pequeño de los microbios es suficiente para enfermarlo.

Higiene del bebé sin bañarlo

Debería asear al bebé sin bañarlo hasta que:

  • Se le caiga el cordón umbilical (1-4 semanas)
  • Se le cure el prepucio, en el caso de que sea varón y se lo hayan extirpado quirúrgicamente (1-2 semanas).
  • Tenga el ombligo completamente curado (1-4 semanas)

Durante el primer año, bastará con que bañe al bebé dos o tres veces a la semana. Si lo bañara más a menudo, se le podría resecar la piel.

Antes de bañar o asear al bebé fuera de la bañera, compruebe que tiene a mano lo siguiente:

  • Una toallita o una manopla suave y limpia
  • Jabón y champú para bebés suaves y no perfumados
  • Un cepillo suave para estimularle el cuero cabelludo al bebé
  • Toallas o mantitas
  • Una bañera para bebés llena de agua tibia -no caliente (compruebe la temperatura del agua con el codo o la muñeca). Una bañerita para bebés es una bañera de plástico que se puede colocar dentro de la bañera y que, al adaptarse mejor al tamaño del bebé, facilita el baño.
  • Un pañal limpio
  • Ropa limpia

Para asear al bebé cuando todavía no pueda bañarlo, escoja una habitación caldeada y una superficie plana, como el cambiador, el suelo o el poyo de la cocina. Desnude completamente el bebé.

TE PUEDE INTERESAR:  Consejos para suministrar medicamentos al bebé

Empiece limpiándole los ojos con la toallita mojada sólo en agua; comience por un ojo y avance desde la comisura interior hasta la exterior. Utilice una esquina limpia de latoallita para limpiarle el otro ojo. Luego límpiele la nariz y las orejas. Seguidamente, aclare latoallita y vuélvala a mojar, está vez en agua con un poco de jabón; lávele la carasuavemente y después acláresela y séquesela.

A continuación, haga un poco de espumavertiendo champú especial para bebés en la jofaina con agua limpia, enjabónele suavementela cabeza y luego acláresela. Durante el aseo, preste especial atención a los pliegues que se le forman en las axilas, detrás de las orejas, el cuello y el área genital. Después de asearlo, asegúrese de secarlo bien antes de ponerle un pañal limpio y vestirlo.

Cuando el bebé esté preparado para bañarse, los primeros baños deberán ser suaves y breves. Si el bebé parece muy alterado, vuelva a asearlo fuera de la bañerita durante unas semanas antes de intentar bañarlo de nuevo.

Bañando al bebé

En lo que se refiere al baño propiamente dicho, una vez haya desnudado el bebé, colóquelo en el agua inmediatamente para que no coja frío. Sujétele la cabeza con una mano e introdúzcalo en la bañerita con la otra, empezando por los pies.

Vaya hablándole suavemente mientras le va bajando lentamente el resto del cuerpo hasta que esté completamente metido en la bañerita. Utilice una manopla o una toallita para lavarle la cara y la cabeza.

Seguidamente, con las yemas de los dedos o un cepillito para el pelo especial para bebés, masajéele el cuero cabelludo, incluyendo el área que recubre las fontanelas. Cuando le aclare el jabón o champú, ahueque la mano sobre la frente del bebé para evitar que le entre jabón en los ojos.

TE PUEDE INTERESAR:  Pañales de tela para el bebé: Todo lo que debes saber

Después del baño, envuélvalo inmediatamente en una toalla de pies a cabeza. Las toallitas o albornoces especiales para bebés, provistos de capucha, van muy bien para mantener bien calentito al bebé después de bañarlo. No deje nunca a un bebé sólo en la bañera. Si necesita salir del lavabo, envuélvalo en una toalla y lléveselo con usted.

El cuidado del prepucio y del cordón umbilical al bañar al bebé

Inmediatamente después de la extirpación del prepucio, generalmente el glande (la punta del pene) del bebé se cubre con una gasa impregnada de vaselina para evitar que el pañal se adhiera a la herida.

Cuando le cambie los pañales al bebé, límpiele suavemente el glande con agua tibia. El enrojecimiento y la irritación del pene deberían remitir en pocos días, pero si aumenta el enrojecimiento o la inflamación y/o se forman vesículas llenas de pus, es posible que se le haya infectado la herida, por lo que debería llamar inmediatamente al pediatra.

El cuidado del cordón umbilical del recién nacido también es importante. Para evitar posibles infecciones, algunos pediatras recomiendan desinfectar el área con alcohol u otro antiséptico en cada cambio de pañales hasta que el cordón umbilical se seque y se desprenda,generalmente al cabo de entre 10 días y 3 semanas.

El área del ombligo del bebé no se debería sumergir en agua hasta entonces. Antes de desprenderse, el cordón umbilical cambiará de color, de amarillo a marrón o negro. Es algo normal. No obstante, debería consultar con el pediatra si el área del ombligo del bebé se enrojece, empieza a oler mal o supura.

Author: Caroline Millones Rea

Soy la Dra. Caroline Millones Rea, Pediatra y Asesor Médico Especialista Infantil de Monterrey - México. Tratará en este blog todos aquellos temas que son de interés para los padres primerizos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *